Después de cinco meses y medio de sequía, en varias zonas agrícolas ahora hay preocupación por las últimas lluvias, que dejaron caminos rurales intransitables, lo que dificultará continuar la cosecha y sacar la producción de los tambos. En muchos lotes de soja hay daños por exceso de humedad.

En Santa Fe, en la zona de Ramayón y Marcelino Escalada, en el departamento San Justo, hay caminos rurales que quedaron cubiertos por el agua. Según contó Diego Baroni, en Ramayón hay caminos en esa situación a solo 2 kilómetros de la ruta 11. Más lejos de la ruta el panorama es similar.

Desde el 30 de abril último en la región llovió entre 180 y 240 milímetros. Las fuertes precipitaciones se registraron cuando resta por cosechar el 50 por ciento de la soja. El año pasado, la soja de primera allí rendía de 35 a 38 quintales por hectárea. Ahora el rendimiento va de 11 a 13 quintales. En tanto, la soja de segunda cayó de 31 a 5 quintales por hectárea.

En la zona de Esperanza, en su cuenta de twitter el productor Mauricio Minetti difundió un video sobre el estado de los caminos rurales y las complicaciones que esto genera para los tambos.

“En los últimos 15 días llovió casi 300 mm. En una semana pasamos de una sequía catastrófica a la inundación”, señaló .

En Córdoba, hay preocupación por los daños que el exceso de humedad pueda generar en el grano de soja, según reflejó Gabriel De Raedemaeker.

Escucha AGROFLASH con Gustavo Manfredi.

PUBLICA_GRATIS/

DEJA TU COMENTARIO
UCC