Con esta celebración, la ONU quiso reconocer la importancia de la familia como base de la sociedad.

“Al final, lo primero es la familia”. Ya lo decía Guillermo Francella todos los domingos de 1994 en la famosa mesa de los Benvenuto. Y si bien fue casualidad, mientras la frase quedaría en la historia de la televisión argentina, ese mismo año la Asamblea General de las Naciones Unidas promulgaba que todos los 15 de mayo se celebre el Día Internacional de la Familia.

El objetivo es reconocer la importancia que la comunidad internacional le otorga a la familia. El Día Internacional de la Familia es la ocasión ideal para promover la concientización y un mejor conocimiento de los procesos sociales, económicos y demográficos que afectan a este importante núcleo social. Algo así como la unidad básica de la sociedad.

El lema de este año es ‘Familias, educación y bienestar’, una temática que pretende resaltar la importancia del trabajo de todos aquellos miembros de la familia que se dedican al cuidado de sus hijos, sus padres, sus hermanos, sus nietos, etc. Además, la Organización de Naciones Unidas “se focaliza en las buenas prácticas dirigidas a conciliar la vida familiar y laboral y a asistir a los progenitores en su papel de educadores y cuidadores”.

La Asamblea General de las Naciones Unidas tuvo como propósito en el momento de firmar la resolución la idea de mejorar los niveles de vida de la población; promover la igualdad de responsabilidades del hombre y la mujer en el entorno familiar; promover campañas de información y promoción del Día Internacional de la Familia y políticas de fortalecimiento a la familia a nivel internacional, nacional y regional, con la participación de los medios de comunicación.

 

PUBLICA_GRATIS/

DEJA TU COMENTARIO
UCC