Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
 
 
 
 
Mundo

Por narcotráfico y corrupción: Estados Unidos pidió la detención y extradición del expresidente hondureño Juan Orlando Hernández

A menos de un mes de entregar la presidencia, el exmandatario Orlando Hernández se entregó a la policía; puede ser extraditado a Nueva York, donde se lo acusa de corrupción y convertir a Honduras en un “narcoEstado”

TEGUCIGALPA.- El ex presidente hondureño Juan Orlando Hernández se entregó a la policía -a menos de tres semanas de que dejara el cargo- después de que el gobierno de Estados Unidos pidiera su extradición por la estrecha relación en casos de corrupción y narcotráfico en América Central. Fue trasladado esposado de pies y manos, mostraron imágenes de la televisión local.

Bajo un riguroso operativo policial encabezado por el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón, el expresidente Hernández, a quien se le ha colocado un chaleco antibalas, fue esposado de pies y manos y trasladado a dependencias policiales un en vehículo de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA). Posteriormente fue enviado a dependencias judiciales donde se le leerían sus derechos y se decidirá sobre su extradición a Estados Unidos.

Un juez de Honduras había ordenado más temprano la captura de Hernández (2014-2022) para cumplir una petición de extradición de Estados Unidos que lo acusa por narcotráfico, según informó el vocero de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Melvin Duarte.

“Estoy presto y listo para colaborar y llegar voluntariamente con su acompañamiento en el momento que el juez natural que designe la honorable Corte Suprema de Justicia, así lo decida para poder enfrentar esta situación y defender”, había dicho hoy en la madrugada el exmandatario en un video en redes sociales.

Los abogados del expresidente denunciaron en el telenoticiero TN5 que su representado estaba siendo objeto de “atropellos” al ser rodeada su vivienda por el cordón policial impidiendo la entrada de sus asesores. Atrás de dicho cordón, se encontraban decenas de manifestantes celebrando la aprehensión y cantando a todo volumen la canción “Junachi va para Nueva York”.

Al dejar el poder Hernández fue juramentado como diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) -beneficio al que acceden todos los expresidentes de la región-, cargo que, según los abogados defensores, le otorgaba inmunidad.

En contraposición, varios analistas piensan que Hernández carece de este privilegio y argumentan que los estatutos de la asamblea regional indican que “a solicitud de las autoridades competentes del país”, el Parlacen “podrá levantar y suspender las inmunidades y privilegios de sus Diputados”.

El secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, dijo la semana pasada que Hernández había sido incluido en el listado de personas señaladas de corrupción o de socavar la democracia en Centroamérica desde el primero de julio del año pasado. “Por lo que ordenamos la restricción de visa contra el exmandatario (...) debido a actos corruptos”.

Las acusaciones

Fiscales de Nueva York señalaron al expresidente de tener lazos con el narcotráfico durante el juicio contra su hermano, el ex diputado “Tony” Hernández, que fue condenado en marzo de 2021 a cadena perpetua por ese delito.

”Según múltiples informes creíbles de los medios”, Hernández “se ha involucrado en corrupción significativa al cometer o facilitar actos de corrupción y narcotráfico, y al utilizar las ganancias de actividades ilícitas para campañas políticas”, afirmó Blinken.

Los fiscales también se refirieron al ex gobernante como “co-conspirador” y afirmaron que convirtió a Honduras en “narcoestado”. Hernández afirma que Estados Unidos lo señala con base en “declaraciones de narcotraficantes y asesinos confesos” que fueron extraditados por su gobierno.

Hasta ahora, la presidenta no ha declarado nada por canales oficiales o redes sociales. Sin embargo, al asistir a la investidura de Xiomara Castro, la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, saludó el compromiso de la nueva gobernante para combatir la corrupción y la impunidad. Castro prometió desmantelar leyes aprobadas durante el gobierno de Hernández que disminuyeron las penas por delitos de narcotráfico y corrupción.

El 8 de febrero otro narcotraficante hondureño, Geovanny Fuentes Ramírez, fue condenado en Nueva York a cadena perpetua y una multa de 151,7 millones de dólares por enviar a Estados Unidos “toneladas” de cocaína en connivencia con altos cargos políticos, entre ellos el expresidente Hernández.

Fabio Lobo, hijo del expresidente de Honduras Porfirio “Pepe” Lobo (2010-2014) -del Partido Nacional, el mismo que los Hernández- fue condenado a 24 años de cárcel en Nueva York en 2017 por ayudar a traficar 1,4 toneladas de cocaína a Estados Unidos.

El abogado Félix Avila, quien se identificó como miembro de la defensa de Hernández, dijo en un video esperar que el juez que sea designado tome “las decisiones conforme a lo que establece la Constitución” sobre las “extradiciones”.

La presidencia de la CSJ convocó “de manera urgente a los honorables magistrados a sesión del pleno” a las 9H30 locales (15H30 GMT).

La última declaración del ex mandatario fue hoy a las 5:44 de la mañana, en la que mandó un video en el que se mostraba con angustia: “les mando un mensaje a todos los que me han acompañado con sus oraciones, con sus buenos deseos muchísimas gracias. No es un momento fácil, a nadie se lo deseo”.

Agencias AP y AFP

LA NACION

NARCOTRÁFICO MUNDO
0%

Satisfacción Satisfacción

0%

Esperanza Esperanza

0%

Bronca Bronca

0%

Tristeza Tristeza

0%

Incertidumbre Incertidumbre

0%

Indiferencia Indiferencia

Te puede interesar

Teclas de acceso