“Los medios de comunicación ya no son lo de antes”, se queja Germán, un obrero petrolero que al salir de su jornada de trabajo, cerca de las cuatro de la tarde, se sienta a leer todo el periódico del día. Desde la portada hasta la última letra. Y tiene razón.
Los medios tradicionales existen desde hace mucho tiempo, pero desde hace algunos años, la proliferación de plataformas comunicacionales soportadas por Internet ha cambiado la forma de relacionarse con las noticias.
“Con el paso de los años, el público ha desarrollado colectivamente formas de identificar matices ideológicos en la cobertura periodística, y también de distinguir las historias verídicas de las paródicas o satíricas”, escribe Pablo J. Boczkowski, académico argentino especialista en Estudios de Ciencia y Tecnología.
Pero la reciente entrada en escena de plataformas como Google y Facebook hace que”sus procedimientos de selección sean menos conocidos por el público”. Evidentemente… ya no son como antes.
Pedro Lanteri es un experimentado periodista argentino, exdirector de la AM 530, la radio de las Madres de Plaza de Mayo. En su opinión muchos medios se valen de las redes para mentir.
“Cuando los medios tradicionales necesitan difundir una noticia falsa primero acuden a las redes, allí generan la noticia falsa, luego la levantan (redactan) a través de una agencia (que toma como fuente un mensaje de Twitter) y después la reproducen como propia”.
Aseguró a RT que muchas veces “las redes generan el clima de credibilidad de una noticia falsa”.
Pero bien utilizadas, puntualiza Lanteri, las redes pueden usarse para desenmascarar la falsedad de una noticia, “todo depende de cómo los usuarios nos apropiamos de las redes”.
DEJA TU COMENTARIO
UCC