La joven que fue procesada por muerte y lesiones culposas en un proceso de parto humanizado, regresó a la provincia de San Luis, donde en conferencia de prensa se desligó de responsabilidad y apuntó sus cañones a los médicos de la Clínica Cerhu, quienes terminaron realizando el proceso de nacimiento de una criatura que finalmente falleció.

El hecho se produjo en septiembre del 2014, cuando María Belén Weber, fue acompañante de una pareja que había optado por realizar este proceso casero para el nacimiento de su primer bebé.

En medio de varias actividades por la semana del parto humanizado, Weber se defendió de las acusaciones en su contra, y aclaró que debido a las complicaciones que tenía para dar a luz la joven madre que la había contactado, ella sugirió que se realizara un parto por cesárea.

Los trabajos para el nacimiento de la criatura, habían comenzado 72 horas antes del trágico final, la joven tucumana que se dedica a este tipo de asistencia, había llegado a la provincia para el acompañamiento, pero se encontró con complicaciones para que el nacimiento se realizara en la vivienda, por lo cual la madre a punto de parir fue trasladada el nosocomio privado.

Según Weber, la muerte de la recién nacida fue por el aplastamiento del cráneo que sufriera la criatura por parte de los profesionales que atendieron a la madre, mientras ella seguía sugiriendo otro tipo de trabajo para traer la beba al mundo.

Hace poco, esta mujer fue traída por la fuerza pública a la provincia, tras no ser ubicada en el domicilio que ella había consignado al juez de la causa, y se le ordenó que una vez al mes debe hacerse presente en el juzgado de Instrucción en lo Penal N° 1 donde se investiga el hecho. Esta modalidad de parto humanizado, es elegido por muchas parejas dijo la imputada, por la violencia obstétrica que se ejerce en muchos sanatorios y clínicas y así defenderse de los profesionales de la salud, que se muestran muy críticos con este tipo de procesos, alegando que no cuentan con los principios sanitarios y cuidados médicos acordes para traer una criatura al mundo.

El término “parto respetado” o “parto humanizado” hace referencia a una modalidad de atención del parto caracterizada por el respeto a los derechos de los padres y los niños y niñas en el momento del nacimiento. Es decir, en consonancia con las necesidades y deseos de la familia que va a dar a luz.

Cuando se habla de parto humanizado, se habla de generar un espacio familiar donde la mamá y su bebé sean los protagonistas y donde el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible.

Audio: Maria Belen Weber – Partera independiente

 

Fuente y Redacción: Radio Cadena Popular, Hernán Pacheco.

PUBLICA_GRATIS/

DEJA TU COMENTARIO
UCC