El Gobierno logró la aprobación de una de las leyes que consideraba fundamentales para llevar adelante su plan económico: la denominada ley de financiamiento productivo, que es la nueva denominación que tendrá la ley de mercado de capitales.
El tablero marcó 159 votos a favor, 69 en contra y 4 abstenciones.
Se remarcó que, una vez que la ley se termine de implementar y reglamentar, para las empresas (de todo tipo y tamaño) será mucho más sencillo conseguir financiamiento.
Además, asegura que es uno de los proyectos más esperados por los inversores extranjeros, ya que otorgaría previsibilidad ante un panorama lleno de idas y vueltas del mercado.
Uno de los objetivos de esta reforma era eliminar las “excesivas facultades” que la reforma impulsada por el kirchnerismo en el 2012 le otorgó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) para supervisar, regular, inspeccionar, fiscalizar y sancionar tanto a los agentes autorizados como a las empresas cotizantes en la Bolsa de Comercio. Para los empresarios extranjeros, ese punto tornaba impredecible al mercado argentino, ya que ante cualquier denuncia, el propio Estado podría inmiscuirse en los asuntos privados de una compañía. Con respecto al accionar de la Comisión, se eliminan facultades que le permitían nombrar veedores con poder de veto e incluso intervenir una empresa, desplazando a su directorio, sin orden judicial.
Durante el kirchnerismo, varias compañías decidieron “no ir al mercado de capitales” para financiarse porque temían que el Estado, -accionista minoritario en muchas empresas cotizantes a través de la ANSES-, los presione con el fantasma de la intervención.

Además, cambia el fuero de revisión de resoluciones o sanciones de la CNV ya que vuelve a la justicia en lo comercial en lugar del fuero contencioso-administrativo. Además, dispone que los recursos tendrán efecto suspensivo (lo que implica que la sanción no estará vigente hasta que quede firme el fallo).
Amplía también las facultades para dictar regulaciones tendientes a mitigar situaciones de riesgo sistémico, como fijar aranceles máximos a percibir por parte de los mercados, crear o modificar categorías de agentes, fomentar la simplificación de la negociación de valores negociables para los usuarios y dictar normas tendientes a promover la transparencia e integridad de los mercados de capitales para evitar conflictos de intereses.
En cuanto al funcionamiento interno de la CNV, su Presidente tendrá voto en caso de empate. También le permite tomar resoluciones urgentes junto a un director en circunstancias excepcionales que impidan la reunión del Directorio.
Y además elimina la facultad de intervención del Banco Central -en ejercicio de sus funciones de regulación de la moneda, el crédito y la ejecución de la política cambiaria- para limitar con carácter general y por el tiempo que estime necesario, la oferta pública de nuevas emisiones de valores negociables.

Financiamiento

De acuerdo al proyecto que vino en revisión del Senado y logró su sanción definitiva, con el propósito de facilitar el acceso de las micro, pequeñas y medianas empresas (“Mipymes”) a los mercados de capitales, se incluyeron nuevos instrumentos financieros como la “Factura de Crédito Electrónica Mipyme” que, una vez cumplidos ciertos requisitos, será un título ejecutivo que podrá ser negociado en los mercados autorizados por la Comisión Nacional de Valores (CNV).
También se podrán utilizar pagarés con la cláusula “ para su negociación en mercados”, se moderniza de acuerdo a esta ley la regulación de letras hipotecarias, se permitirá a las pymes tener acceso a fondos comunes de inversión, a obligaciones negociables en moneda extranjera y la creación de fideicomisos específicos

Escucha Puntos de Vista con Daniel Falduti. 10 de Mayo de 2018.

PUBLICA_GRATIS/

DEJA TU COMENTARIO
UCC