Los especialistas de la Bolsa de Rosario calculan que se crecerá un 0,7 del PBI menos.

A medida que transcurren los días los productores agropecuarios están cuantificando con mayor exactitud los daños que aún hoy continúa ocasionando la sequía en las principales regiones productivas argentinas en plena campaña gruesa.

Principio del formulario

Los especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Cristian Russo y Emilce Terré, brindaron una conferencia de prensa en Expoagro en la que dieron a conocer un análisis sobre el impacto de la falta de lluvias para la economía.

En dicho informe, Russo y Terré proyectaron que la cosecha de soja 2017/18 se ubicará en apenas 40 millones de toneladas, unas 6,5 millones menos que lo estimado en febrero; al tiempo que la producción de maíz sería de sólo 32 millones de toneladas.

Para los técnicos de la entidad rosarina, el impacto de la sequía en la economía argentina asciende a u$s 4.600 millones o un 0,7% del PBI proyectado en 2018. De ese total, unos u$s 1.550 millones son computables directamente al sector productivo.

“Los menores ingresos de los productores redundarán en una menor masa de recursos hacia el resto de la economía, lo cual se traduce en una pérdida de ingreso nacional adicional de alrededor de u$s 3.100 millones”, señalaron los especialistas.

Cabe mencionar que, desde el inicio de la actual campaña gruesa, el precio de la soja aumentó un 15% (cotiza en torno a los $ 5.900 por tonelada en la zona de Rosario), mientras que en el caso del maíz subió un 20% (se negoció este jueves a $ 3.500).

Lo que está claro es que la sequía de este año ya es más grave que la registrada en la campaña 2008/09. “No sólo es mayor la cantidad de días que ha persistido en época evolutiva de cultivos, sino que también ha sido de mayor cobertura”, dijo la BCR.

Por su parte, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCRA) emitió este jueves su tradicional Panorama Agrícola Semanal. La entidad porteña prevé una cosecha de soja de 42 millones de toneladas, unas 12 millones menos de lo estimado al inicio del ciclo.

“Las últimas lluvias beneficiaron sectores puntuales de Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos. Sin embargo, el déficit hídrico no se ha modificado y si comenzarán a reactivarse las lluvias tampoco aportarían grandes cambios al escenario actual”, afirmó la BCBA.

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario

En referencia al maíz, la entidad mantuvo su proyección en 34 millones de toneladas, unas 5 millones menos que la campaña anterior. A la fecha se recolectó un 8% de las 5,4 millones de hectáreas sembradas con un rendimiento promedio de 65,9 quintales.

“De no registrarse nuevas precipitaciones, el volumen potencialmente recolectable para el maíz a nivel nacional podría modificarse”, advirtió la BCBA. “La cosecha de lotes tempranos brinda rendimientos por debajo de las expectativas iniciales”, agregó.

Fuente: Extractado de La Política On Line

Puntos de Vista, Daniel Faldutti

 

 

DEJA TU COMENTARIO
UCC