SALTA: Mediante una campaña pedirán a Urtubey frenar un desmonte

Desde la entidad ambientalista Greenpeace se inició una campaña a fin de solicitar que el gobierno de Juan Manuel Urtubey detenga los desmontes en una zona de Ballivián donde desde 2014 está autorizada la posibilidad de arrasar el monte en unas nueve mil hectáreas.

Según informó la entidad, en estos momentos hay cuatro topadoras arrasando bosques protegidos en la finca Cuchuy en Salta, en una zona que era protegida según la ley de Ordenamiento Territorial de la provincia, pero que fueron recategorizadas por las disposiciones establecidas en un decreto del gobierno provincial.

Es por ello que Greenpeace aseguró que la autorización de estos desmontes se hizo de “manera ilegal”.

Se indicó que esta vegetación es fundamental para la subsistencia de las comunidades wichí, si bien, además, el problema alcanza a las familias criollas que viven en el lugar y fueron encerradas con alambrados en sólo cinco hectáreas.

La finca Cuchuy es propiedad de Alejandro Jaime Braun Peña (primo de Marcos Peña, Jefe de Gabinete de la Nación), quien junto a Pablo Clusellas (secretario de Legal y Técnica de la Nación), integran el directorio de varias empresas de la familia Macri.

“Urtubey sigue permitiendo que grandes terratenientes destruyan bosques protegidos por la Ley Nacional de Bosques, sin importarle las comunidades indígenas que dependen del monte para sobrevivir”, indicó la entidad al invitar a los intersados a firmar una petición que se encuentra en la web de los ambientalistas.

Presentan libro sobre ambiente y pueblos indígenas

Hoy  en la Sala Autor Salteño, de la Biblioteca de la Provincia, se presentará el libro “Ambiente y pueblos indígenas: Una mirada interdisciplinaria”. La cita es en avenida Belgrano 1002, a las 19. Esta se trata de una publicación de EUCASA, la editorial de la Universidad Católica de Salta.

El libro lleva las firmas de María Cristina Garros Martínez y María Celeste Martínez como coordinadoras del trabajo. El prólogo estuvo a cargo de Juan Rodrigo Walsh.

DEJA TU COMENTARIO