Home / Lo que Sentimos / Que difícil es sacar a tus hijos de las garras de la calle

Que difícil es sacar a tus hijos de las garras de la calle

 

La vida te entrega la posibilidad de poder educar a un ser tan hermoso y divino como son los hijos, a veces podemos tener la dicha de que los niños sean de la unión de papa y mama, y en otras oportunidades son hijos del corazón, que a la postre le tenemos que dar la misma contención y amor.

Durante la misma concepción de un hijo, los cuidados y controles a la madre son la mejor manera de empezar a cuidar a ese ser que en tan solo nueve meses nacerá, o en su defecto algunos nacen más temprano, pero los cuidados son los mismos, es un momento sublime que nadie puede estar ajeno y menos cuando llega a casa.

Los ambientes se transforman de tal manera que no podemos dejar de pensar y actuar en torno a esa personita que nos tiene todo el día ocupado y largas horas de nuestras noches, sin poder dormir, pero todo lo puede, el amor a los niños y a los bebes es supremo y siempre estamos con más miedos que los mismos niños.

No nacemos padres, nos vamos formando a medida que el pequeño crece y una vez integrado al sistema de vida de las personas, dejamos un poco de libertad a los jóvenes que se vienen formando de cara a un destino incierto y es un verdadero desafío poder mantener a los chicos en sus casas y estudiando y no perdiendo tiempo o metiéndose en problemas que jamás podrán salir.

Hoy en día, el momento libre los chicos lo aprovechan algunos para dialogar, contarse intimidades, relacionarse y otros pibes se empecinan en hacer caer a sus compañeros de aula, en malos hábitos, hacerse la rata, consumir alcohol, probar las drogas, porque es un ámbito propicio para aquellas personas que no tienen otra cosa que hacer, se encargan de amargarles la vida, con hacerles consumir sustancias alucinógenas y que no hacen más que quemarles la cabeza y lo que es más triste, romper el dialogo con sus seres queridos.

Qué pena da ver a las madres tratar de defender a sus hijos por los delitos que cometen cuando están bajo los efectos de alguna de estas drogas que no les hacen bien, pero que ingresan al cuerpo y en vez de hacerles bien, los trastornan de tal manera, que empiezan el camino del robo, hurto, violaciones, abusos y todo tipo de manifestaciones que están fuera de control y que a los padres se les hace muy cuesta arriba de manejar esta situación.

Nunca hay que desear el mal a nadie, porque no sabemos la suerte que nos puede tocar a nosotros, hay que ser precavidos, no perder el dialogo con nuestros hijos, darles buenos consejos, pero también comportarse como es debido, si no damos el ejemplo es muy difícil que la copia salga errada, es un momento de la vida de los jóvenes que es muy controversial, se ven desprotegidos y a la vez perseguidos, controlados, pero es siempre por su bien, no tenemos que dejar que se quemen con el fuego para probar si esta bien o mal, lo que están haciendo, pero hay que escucharlos y acompañarlos, es fundamental no abandonarlos cuando empiezan a tomar sus primeras decisiones de manera que empiezan a forjar su carácter y comienzan a separar lo bueno de lo malo. Nunca es tarde para darse cuenta que lo más sagrado de la vida son los hijos, y es por eso que debemos entender que trabajamos y vivimos para ellos aunque pensemos y digamos lo contrario.

Por Hector Orozco

 

DEJA TU COMENTARIO

DESTACADO

¿Somos Honestos Con Nuestros Sentimientos?

Cada época de nuestras vidas se nos van presentando situaciones del corazón que en su …