¿Los votos de las elecciones favorecen a los intereses personales o a la gente trabajadora?

Desde la renovación  de la democracia de 1983 hasta nuestros días, hemos tenido varios compromisos cívicos con el país y hemos podido expresarnos de manera libre y espontánea, pero al final de los recuentos de los votos, hemos tenido episodios muy particulares, donde había más votantes que ciudadanos viviendo en el pueblo y eso es muy malo para las personas que desinteresada mente ponen su voto o eligen a quien mejor les parece y el resultado es otro.

Todos consideramos y estamos de acuerdo a que vivir en democracia es muy bueno, pero de manera más equitativa, no en las condiciones que hemos vivido durante todos estos 34 años de democracia, estés de acuerdo o no con los distintos gobiernos que nos han tocado en suerte de estar gobernando este rico país y que a la larga se lo han vaciado de a poco y que es embromado y no imposible recuperar el terreno perdido.

El tema más puntual es quienes o quien se favorece a la hora del recuento de los votos emitidos durante tres décadas y que haciendo un recorrido muy particular, más de un gobernante argentino, paso a tener una vida de opulencia y gastar cifras siderales, y lo que menos les ha importado es como está el pueblo, esa gente que entrego parte de su tiempo y su vida, a la hora de creer en la propuesta política y en la campaña montada, siempre sale disconforme y sin nada en las manos.

Tenemos que pensar muy bien a la hora de ingresar al cuarto oscuro que vamos a sufragar, cuales son las opciones que debemos tener en cuenta, porque no solo vale votar, por aquel partido que peor hace las cosas, o sea el famoso voto castigo y para quien es el castigo, creo que al final de los escrutinios finales, los que es su momento estaban muy por debajo de las posibilidades de llevar un resultado positivo, terminan equilibrando la balanza para el más poderoso y aquellos partidos que no pudieron ingresar al conjunto de los que van a determinar quienes van a ser los que encarrilaran los destinos de la patria.

En más de una oportunidad se nos han salido de las manos los cálculos previos y los famosos votos en boca de urna, que a veces son necesarios para que los medios de comunicación se nutren de los resultados parciales y que al final del día, pueden llegar a torcer la muñeca de los resultados finales y que luego del análisis final de la secretaria electoral, sale electo en el partido y candidato que regirá los destinos de la patria, pero siempre el hijo se corta por el más débil, porque se le pide al obrero, ama de casa, mamas, papas, jubilados, etc., que sean parte del proceso de los actos eleccionarios y los candidatos siempre salen por la puertas de atrás.

Porque no dan la cara, a esas personas de carne y hueso que sufrieron a la par de los candidatos y que siempre les prometen una choripaneada, y un vaso de vino y nos volveremos a encontrar en otra interna y después que hacemos con esas personas que también son del partido y que al final de las elecciones también pretenden obtener un beneficio y nunca les llega, podemos alguna vez en la vida, cambiare este sistema permisivo y que solo engrosa a los candidatos de las listas y a sus colaboradores, y que no se llevan un choripán y un vino, porque que de esa manera nadie puede vivir, démosle un trabajo u otra oportunidad de progreso y de esa manera se los deja de usar y quedan más elegantes a la hora de tocar una puerta, para los próximos comicios y la gente los van a recibir de distinta manera, porque no se podrá cambiar.

 

 

 

 

DEJA TU COMENTARIO