¿Los jóvenes son libres a la hora de elegir afectos y amores?

En todos los ámbitos de nuestra vida las decisiones que queremos tener o pensamos tener, no somos nosotros quienes las tomamos, porque somos muy chicos, porque nos falta madurez, porque todavía no sabemos que es la vida, porque no pudimos salir de la falda de nuestros padres, y si seguimos enumerando vamos a tener toda la vida, para saber con certeza las cosas que hacemos bien o creemos que están bien hechas y de esa manera no estar esperando que los demás piensen por nosotros o tomen las decisiones de nuestra propia vida.

Cuando somos niños los afectos pasan por el amor y cariño a nuestros semejantes, papa, mama, abuelos, tíos, etc. Pero el cariño no tiene precio y hay personas que se meten en la vida de los niños y jóvenes y nos quieren manipular, con quien sí y con quien no, pero es muy feo encontrar a personas del mismo entorno familiar, que te manipula y que quiere saber si estas conociendo a alguien, o si tienes novio o novia y de esa manera pueden tener controlada la situación y que a fin al cabo, siempre terminan metiéndose como jeringa de hospital y nunca solucionan nada.

Los adolescentes sufren a esta altura de la vida, porque las presiones que se sienten al llegar los primeros bríos, las primeras salidas en pareja, los cambios de amigo/a y después no saber qué hacer con esos sentimientos encontrados, pero es saludable que las determinaciones las deben tomar ellos mismos y no los demás, porque así se evitan varios problemas y en cuanto a los sentimientos más todavía, porque nadie ama o siente igual que los demás y nadie se puede meter en el corazón de las personas y manipular sentimientos que no le corresponden.

No todas las personas cortan el cordón umbilical  con los padres, y no porque no los quieran, sino que si en la vida no sueltas amarras de vida temprana, tu vida siempre dependerán de los actos y acciones de los demás, porque nunca te darás cuenta de cómo es vivir la propia vida, con aciertos e infortunios, que te puede deparar la vivencia misma, pero nunca hay que bajar los brazos y dejar que las personas que se quieren meter en nuestras vidas, que se choquen con una triste realidad, porque ellos no pueden solucionar su propia situación y menos están preparadas para solucionar la vida de los demás.

Siempre es bueno saber y conocer donde comienzan tus derechos y las obligaciones que uno asume en el camino de la vida, pero no es bueno creer que vos quieras tener el control de todos los integrantes de tu familia y querer saber si ellos están haciendo bien las cosas o están haciendo lo que a uno le conviene, porque encontramos la estupidez de las clases sociales, o que venís de una familia adinerada, o de buena posición, pero en los sentimientos de los niños y jóvenes, no entra la cantidad de plata en una cuenta bancaria, o si tienes varias propiedades, el mejor tesoro de la vida, es la persona misma, los valores que tiene, el amor que irradia, los consejos que te dan, y las acciones que día a día, te puede dar más enseñanza y un mejor estándar de vida.

Por Hector Orozco



DEJA TU COMENTARIO