Los especialistas aconsejan que ante cualquier dificultad para dormir, es primordial la visita al neurólogo. Pacientes que padecen esta patología y no cumplen con un tratamiento pueden sufrir hipertensión.

Los trastornos del sueño presentan serias implicaciones en la vida diaria, como agotamiento físico, cansancio, dificultad para cumplir con las obligaciones familiares o profesionales.

El neurólogo recomienda a todas las personas que ronquen, hacerse previamente estudios para prevenir el riesgo cardio vascular elevado.

Unos de los trastornos que suelen presentar algunas personas es la “apnea del sueño” que se refleja cuando es cuando hay una pausa respiratoria mientras uno duerme o a veces cuando ronca.

Este desorden está relacionado con el riesgo de enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial, arritmias cardiacas, cardiopatía isquémica y accidentes cerebrovasculares.

En este sentido el jefe de Unidad de Neurología Clínica del hospital “Pablo Soria”, Gustavo Buitrago, indicó que “hay veces en que las personas que duermen hacen pausas largas de respiración y eso asusta a quien duerme a su lado”.

JEFE DE NEURÓLOGÍA CLÍNICA. GUSTAVO BUITRAGO

Durante la pausa de sueño baja la cantidad de oxígeno en la sangre y eso hace que se produzca taquicardia y se vaya desarrollando hipertensión arterial y aumente el riesgo cárdio vascular.

Según su prevalencia, Buitrago señaló que en algunos casos estos trastornos se desarrolla en personas obesas que tienen el cuello ancho.

Como diagnóstico se realiza una polisomnografía o prueba del sueño, que consiste en el registro de las variables fisiológicas, durante la noche.

El especialista destacó que hay muchas causas por las cuales las personas pueden llegar a tener trastornos de sueño.

Los trastornos también relacionados son; insomnio, hipersomnia, narcolepsia, ronquido, síndrome de las piernas inquietas, terrores nocturnos, pesadillas y sonambulismo.

“El sueño es un cambio de funciones, o sea el cerebro estando despierto tiene unas funciones y cuando duermen estas cambian. Las funciones que realizan son necesarias para el estado de salud y el bienestar del organismo”, resaltó.

Sobre el “insomnio” remarcó que es una de las causas más conocida en aquellas personas que intentan dormir y no pueden.

“En caso de que concilien el descanso, lo logran pocas horas y al despertar tienen la sensación de no haber descansado”, manifestó.

Otras de las causas de este desorden, agregó que son “psicológicas”, ya que existen pacientes que tienen mucha ansiedad, depresión y distintas alteraciones psicológicas.

“Hay insomnios que son transitorios o por una determinada situación, duran un tiempo y luego se normaliza, también hay crónicos”, expresó.

El neurólogo hizo hincapié en que las necesidades de la vida hacen que las personas se ajusten a un ritmo de vida.

Señaló así que los horarios de la vida diaria, los cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo diario son los ritmos circadianos.

En tanto destacó que si las personas se aislaran del mundo y no tendrían que cumplir horarios, no sabrían si es de día o de noche. “Estaríamos varias horas durmiendo y varias despierto, en un ritmo automático”, puntualizó.

A propósito, sostuvo que en ocasiones como los turnos rotativos que cumplen las personas cuando van a trabajar, constituyen factores de riesgo de accidentes en la primer semana del cambio de turno.

“Cuando el personal entra durante un mes trabaja en la mañana, otro mes a la tarde y luego a la noche, el cerebro debe llevar un largo tiempo para adaptarse a los turnos”. precisó.

Explicó que los primeros días de cambio de turno influye porque en ese momento, las personas deberían estar durmiendo y eso genera dolor de cabeza, estén cansadas, tengan cambios del humor.

Por ello Buitrago especificó que para llevar un correcto tratamiento del insomnio se debe realizar una “higiene del sueño”, que consta en mantener horarios ordenados tanto en actividades y la siesta.

También no excederse en el consumo de café y no hacer ejercicios en horarios muy tarde.

Por otro lado instó a que cuando el paciente se sienta con dolores o algún trastorno del sueño, debe acudir al especialista para tratar su situación.

 

Estrés, causa del insomnio

Tanto el estrés como el dolor pueden ser causantes del insomnio.

El insomnio ocasional puede generarse a partir de situaciones como la ingesta de sustancias o medicamentos excitantes, un dolor puntual, estados de estrés, preocupaciones, entre otras.

La sensación de dolor estimula el cerebro y sus conexiones nerviosas dificultando la relajación y generando trastornos en el sueño.

Por otra parte, el insomnio causado por dolor de cabeza, espalda y articulaciones pueden aliviarse con tratamientos y consulta al neurólogo.

El estrés laboral es uno de los factores de riesgo que pueden provocar insomnio transitorio y una hiper alerta que dificulta el sueño.

En adolescentes se desaconseja beber café por las tardes o noches, así como jugar con videojuegos o ver televisión antes de irse a dormir.

 

Encuesta latinoamericana

ARGENTINA. EL 64% DE LAS PERSONAS PADECEN CONDICIONES NEGATIVAS DE SUEÑO.

En América Latina, las personas están conscientes del impacto que tiene el sueño en su salud y bienestar general.

Sin embargo la mayoría apenas alcanza la cantidad de horas recomendadas, durmiendo en promedio menos de las 7 a 9 horas y sin cumplir un horario fijo de sueño.

Estos y otros hallazgos fueron revelados por un estudio de Royal Philips en el marco del Día Mundial del Sueño que se celebró el 16 de marzo, que explora la importancia del sueño y los factores que impiden dormir a las personas en 13 países, incluyendo Argentina, Brasil, México y Colombia.

La encuesta llevada a cabo revela que el 75% de las personas citan condiciones médicas relacionadas al sueño como impedimentos para dormir bien.

El sueño está citado como un hábito de mayor impacto en la salud general y bienestar en Brasil (68%) y Argentina (54%) y considerado entre los principales factores en Colombia (61%) y México (74%), junto con el ejercicio y la seguridad financiera.

En Argentina solo el 32% de los encuestados tienen un horario establecido para acostarse y el 47% sienten más culpa por no pasar tiempo con sus familias que no dormir bien.

 

Sincronizar y conciliar un buen descanso


CONSULTA. EL MÉDICO ES EL ENCARGADO DE DIAGNOSTICAR TRASTORNOS Y BRINDAR EL TRATAMIENTO.

Para tener una buena higiene del sueño es necesario tener en cuenta una serie de consejos que deben ponerse en práctica a diario.

Fijar un esquema, es decir irse a dormir y levantarse siempre a la misma hora, incluso los fines de semana.

También se debe implementar una rutina de relajación al acostarte. Una actividad relajante, justo antes de dormir, alejada de las luces brillantes, ayuda a separar el momento del sueño de las actividades que pueden causar estrés o ansiedad, que dificultan la posibilidad de conciliar el sueño.

Para promover el sueño es conveniente que la habitación esté fresca (entre 15 y 19 grados). Evitár las luces brillantes y no exponerse a luces brillantes por la noche, en especial, justo antes de irse a dormir. En cambio, es bueno exponerse a la luz del sol por la mañana.

 

DEJA TU COMENTARIO
UCC