FBI admite que no pudo intervenir 7.000 teléfonos por estar cifrados: ¿buena o mala noticia?

El controvertido caso del iPhone de San Bernardino puso sobre la mesa un tema delicado de debate, sobre los límites éticos del FBI en su intención de violentar y hackear dispositivos para sacar información cifrada, bajo la justificación de cuidar la “seguridad nacional”. Pero parece que la Agencia no es tan habilidosa como aparenta.

Christopher Wray, Director General del FBI, acaba de participar en la conferencia anual de la International Association of Chiefs of Police, según reporta la BBC, y ahí el directivo habló del fallo de su institución, al no poder intervenir más de 6.900 dispositivos inteligentes con información cifrada durante los últimos 11 meses.

Sin embargo, lo que para muchos destaca la fortaleza del cifrado como barrera de protección de la privacidad, es para Wray algo muy peligroso:

“Para decirlo suavemente, este es un gran problema. Afecta a todas las investigaciones en general: narcóticos, tráfico de personas, contraterrorismo, contrainteligencia, pandillas, crimen organizado, explotación infantil. Lo entiendo, hay un equilibrio que debe lograrse entre el cifrado y la importancia de darnos las herramientas que necesitamos para mantener la seguridad pública.”


Durante toda su intervención, Wray fue muy claro en su postura a favor de incrementar los alcances legales del FBI para intervenir y vulnerar dispositivos con información cifrada, bajo la justificación de proteger la seguridad de sus ciudadanos.

Hasta el momento, la agencia ha tenido que pagar a terceros externos para poder hackear estos aparatos con información de su interés, una vez que se convierten en evidencia para la investigación de un caso.

Pero todo apunta a que habrá más rounds en este debate.

DEJA TU COMENTARIO