Con 2,19 millones de turistas, el Carnaval fue récord histórico en todo el país

ANSL

MAR DEL PLATA.- Los feriados de Carnaval vuelven a marcar picos de demanda turística, y esta vez, récord a nivel nacional. Según un informe del Ministerio de Turismo de la Nación, este fin de semana extra largo se movilizaron por el país 2,19 millones de viajeros, que generaron un impacto económico a nivel nacional del orden de los $5900 millones, equivalentes a unos US$300 millones.

La costa atlántica, las sierras cordobesas, los complejos termales de Entre Ríos, las Cataratas del Iguazú y las quebradas y valles de noroeste son los destinos favoritos para quienes le dieron otro impulso grande a esta industria, en todos los casos con índices de ocupación en servicios de alojamiento superiores al 90% y en varios de estos puntos a capacidad completa.

Mar del Plata es uno de los ejemplos más notorios, si no el más concurrido en esta fecha, convertida a la luz de estos resultados en el mejor momento de esta temporada. Desde el viernes arribaron a esta ciudad casi 300.000 turistas, con lo que se superó el buen rendimiento del año anterior en la misma época y los registros locales desde que regresaron al calendario los feriados de Carnaval. La ocupación hotelera estuvo al límite del 100% y, después de mucho tiempo, la oferta inmobiliaria quedó en jaque.

“Se alquiló todo lo que había disponible y lo que se sumó a último momento; la verdad es que nos quedamos sin capacidad de alojamiento”, reconoció Oscar Gonnet, que concentra la cartera más amplia de alquiler de departamentos en la zona céntrica y alrededores.

No es una exageración. Aún ayer a la mañana, a la oficina que el Ente Municipal de Turismo (Emtur) tiene en la rambla llegaban familias que se arriesgaron a desandar las rutas sin certeza de dónde iban a pernoctar.

Gabriela Magnoler, titular del organismo, recordó que anteanoche terminaron de ubicar a unas 210 personas que se pasaron buena parte de esa jornada a la espera de una cama bajo techo. “Hotel o camping, me da lo mismo, pero donde podamos dormir a resguardo”, suplicaba entonces Luis Pereyra, recién llegado de Ituzaingó con esposa, tres hijos y un par de bolsos con ropa para no más de tres días de descanso.

Si bien no fue su caso, varias de las soluciones aparecieron en localidades vecinas. Con tal de asegurarse dónde dormir, unas 20 familias aceptaron hoteles y casas en Miramar, Mar Chiquita y Balcarce, a entre 35 y 60 kilómetros de Mar del Plata.

El informe del Emtur confirmó que desde el viernes hasta ayer ingresaron 296.000 turistas, con promedio de 48.250 pernoctes en hoteles, lo que representa una mejora del 2,2% con respecto a los feriados del año anterior. “Es la mejor cifra desde 2011, cuando volvieron los Carnavales, y el fin de semana con rendimiento más alto en toda la temporada”, aseguró Magnoler.

Ayer, sol de por medio y temperatura en tibio ascenso, esos cientos de miles de turistas se reencontraron con la playa, que les había sido esquiva en el inicio del fin de semana largo, signado por algunas lloviznas, vientos y marcas térmicas que apenas superaban los dos dígitos.

“No es el mejor de los días, pero es suficiente para aprovechar el mar”, contaron dos cordobeses que salían del agua de Playa Grande con los brazos cruzados y bien apretados contra el pecho como único abrigo ante la brisa fresca, que fue una constante sobre la costa.

Con esas condiciones, la multitud que anda por aquí no abrumó. El fenómeno de balnearios atestados quedará para otra oportunidad, aun cuando administraciones de varios paradores colgaron otra vez el cartel de capacidad completa. Los que se animaron a la playa se repartieron entre el agua, la orilla y el grato reparo de carpas y sombrillas. Unos en trajes de baño, otros hasta con buzos. O, más templado, prefirieron el circuito parquizado que acompaña el Bulevar Marítimo Peralta Ramos, de Playa Grande a La Perla.

Las grandes concentraciones, que se habían advertido en principio en rutas y terminales de ómnibus y trenes, solo se repitieron durante la noche, a la hora de cenar. “Una hora y media esperamos anoche (por anteanoche) para comer en una parrilla de calle Olavarría”, reconocieron dos matrimonios que llegaron el jueves desde Viedma.

Los empresarios de los distintos rubros vinculados con el turismo celebran este excelente movimiento turístico, que superó las expectativas. Aun cuando el nivel de gasto per cápita no es excepcional, sí se percibió algo por encima del promedio del resto de la temporada, que califican entre 6 y 7 puntos.

Según el Ministerio de Turismo de la Nación, con una estadía media de 3,7 noches, cada viajero habrá desembolsado al fin de estas cuatro jornadas unos $2688, lo que representa un incremento del 23,2% con respecto al último Carnaval. “Cada fin de semana largo demuestra que esta industria no tiene techo”, dijo el ministro Gustavo Santos.

En esta zona el éxito fue parejo. Desde la fenomenal concurrencia que logró un concurso de pesca deportiva en Claromecó, al sur de la provincia, hasta la ocupación casi plena que se logró al norte, en el Partido de la Costa. En esa amplia extensión de playas volvieron a destacarse Pinamar, Cariló, Mar de las Pampas y Miramar, con capacidad de alojamiento casi completa.

Otra cuota de sol y algunos grados más de temperatura despedirán a quienes hoy regresarán. Algunos bien temprano, para evitar los congestionamientos que las rutas 2 y 11 ya exigieron entre el viernes y anteayer. Los primeros pasajes disponibles para volver a la Capital Federal son para mañana por la tarde.

Por aquí creen que habrá derrame hasta el cierre de quincena o más. “Hay gente que vino por cuatro días y pidió estirar el alquiler hasta el domingo”, contó Gonnet. Una de las razones: a partir de mañana las temperaturas irán en ascenso, prometen superar los 30°C.

Casi todos los destinos, desde la costa atlántica hasta las Cataratas del Iguazú, tuvieron índices superiores al 90% en ocupación hotelera; desde 2011 no se registraba una cifra similar.

Fuente: LA NACIÓN