Chile: a 10 días de los comicios, Piñera se ilusiona con volver a La Moneda

El 19 de noviembre se celebran las elecciones en Chile y se postulan ocho candidatos. El ex presidente Piñera corre con ventaja para volver al Ejecutivo, pero necesitaría de la segunda vuelta, el 17 de diciembre, para ganar.

 En las elecciones presidenciales del 19 de noviembre los chilenos elegirán al mandatario que los gobernará durante el período 2018-2022 y también votarán en las categorías diputados, senadores y de consejeros regionales.

Según las encuestas, Sebastián Piñera, el candidato conservador de Chile Vamos, se impondría sin problemas en la primera vuelta, pero necesitaría del segundo turno, el 17 de diciembre, para volver al Palacio de La Moneda, donde gobernó entre 2010 y 2014. Sgún estos mismos números, el oficialismo, representado por el actual senador Alejandro Guillier, saldría segundo y llegaría a la segunda vuelta.

Principales candidatos que disputarán la elección:

•Chile Vamos: El líder de la coalición conservadora es Sebastián Piñera, quién ya gobernó el país durante los años 2010 y 2014. En algunas encuestas araña el 45% de los votos, lo que no le alcanzaría para ganar en primera vuelta pero quedaría cerca de lograrlo en el ballotage. El candidato de la derecha, que busca regresar a La Moneda, busca sumarse a la ola de mandatarios provenientes de la misma vertiente ideológica que se vienen imponiendo en Latinoamérica, con el ejemplo de Mauricio Macri en Argentina como estandarte. Su propuesta más polémica fue el anuncio de una reducción de 7.000 millones de dólares a costa de programas sociales que, según dice, fueron mal ejecutados durante el mandato de Michelle Bachelet. Significa un recorte de 2,5% del PBI.

•Nueva Mayoría: La coalición oficialista llega a estas elecciones dividida en dos postulaciones, producto de la decisión de la Democracia Cristiana de presentar a Carolina Goic .
De esta manera, se debilitó la construcción política que hace 4 años le permitió a la actual mandataria Michelle Bachelet imponerse en las elecciones.

La Nueva Mayoría, con su nueva composición, eligió al senador Alejandro Guillier para suceder a la Presidenta . Su programa de gobierno, presentado recientemente, se mueve en tres ejes: crecimiento económico, participación ciudadana y descentralización y distribución del poder.

•Frente Amplio: La candidatura sorpresa de estas elecciones ha sido la de Beatriz Sánchez, que ganó la interna de la coalición de izquierda sobre el joven sociólogo Alberto Mayol. Si bien en un primer momento se consideró la posibilidad de que arribara a una eventual segunda vuelta, la postulación no terminó de consolidarse aunque se estima que hará una muy buena elección. Su programa tiene como puntos fundamentales las críticas al sistema neoliberal, que según su visión se impuso en Chile con la dictadura pinochetista y que los gobiernos progresistas no modificaron, y las cuestiones vinculadas a la temática de género.

El resto de los candidatos son Marco Enríquez-Ominami, José Antonio Kast, Alejandro Navarro y Eduardo Artés.

Los temas que marcaron la campaña:

Uno de los principales debates giró en torno a la investigación de la Fiscalía sobre presuntos pagos irregulares a la campaña de 2009 de Sebastián Piñera. El candidato se defendió y sostuvo que recibió otras acusaciones de ese tipo y que en todas se probó su inocencia.

Según reveló el diario El Mercurio, el ministerio público indaga el presunto pago irregular de 4,9 millones de pesos (unos 7.800 dólares) por parte de la empresa minera Soquimich a la campaña del político conservador.

Otra cuestión que levantó polémica fue la aparición en el programa de gobierno de Piñera de una serie de obras que desde el oficialista Nueva Mayoría aseguran que ya se están en marcha.

En ese sentido, las respuestas no tardaron en llegar. Uno de los más ácidos fue el titular de Obras Públicas, Alberto Undurraga, quien calificó de “insólito” el programa porque contiene “21 obras empezadas y/o licitadas” por el actual Ejecutivo.

También se coló en la agenda el conflicto mapuche en el sur del país, que pasa por un momento álgido con la huelga de hambre que emprendieron cuatro comuneros desde hace 114 días y con la detención de ocho indígenas por la presunta quema de iglesias y camiones.

Beatriz Sánchez fustigó la aplicación de la ley antiterrorista e instó a reforzar el diálogo político y a no enclaustrar el tema en el ámbito policial y judicial. El izquierdista Eduardo Artés saludó a los mapuches en huelga de hambre y pidió que “se deje de provocar a la nación mapuche”.

En el otro extremo, el ultraconservador José Antonio Kast lamentó que Sánchez “se quiera sentar con los terroristas y no con las víctimas”, y descartó de plano negociar con los indígenas.

Kast, que defiende abiertamente el legado de Pinochet, justicó el golpe de Estado de 1973 y aseguró que el derrocado presidente Salvador Allende “destruyó este país”, comentario que motivó la respuesta de Piñera: “Fui opositor al gobierno de Allende y fue uno de los peores en la historia de Chile, pero no se requieren 17 años de gobierno militar para recuperar la democracia”, manifestó.

Las diferentes visiones que plantean sobre la economía de Piñera y Sánchez también marcaron el pulso de la campaña.

Mientras que el primero se comprometió a “poner en marcha” la economía con la creación de empleos y el alza de los salarios, y a dar “más oportunidades” a la clase media y los sectores de menores ingresos, Sánchez ofreció un “cambio de mirada” para transformar la matriz productiva y dotar de valor agregado la exportación de cobre, el principal pilar de la economía. También propuso mejorar los sistemas de pensión y salud elaborando una “red de seguridad social” para que esos servicios no dependan de los ingresos de cada persona, sino que se suscriba un “pacto social” basado en los aportes solidarios.

Piñera anunció además que pondría en marcha estrictas medidas de austeridad fiscal y un programa de reducción de gastos innecesarios en el sector público, que incluye la supresión de nuevas contrataciones de empleados públicos y asesores y la disminución de dietas, viajes y horas extra.

Para Alejandro Guillier, Chile “no puede seguir viviendo como una economía rentista que explota seis o siete productos naturales sin valor agregado” y advirtió la necesidad de poner valor agregado y dar empleo.

ETIQUETAS
Fuente: Télam
DEJA TU COMENTARIO