28-12-2017 Punta del Este, Uruguay Nota sobre el uso de broceadores en la playa Uso de Protector solar Foto Guillermo Rodriguez Adami / Enviado Especial

El dato surge del seguimiento que viene haciendo la Sociedad Argentina de Dermatología en sus sucesivas campañas. Los especialistas advierten otro problema: el subuso y mal uso del protector.

Con el verano ya instalado y en medio de una ola de calor con temperaturas altísimas y también rayos UV muy elevados, puede ser un buen momento para reiterar la importancia de protegerse del sol. Más, teniendo en cuenta que en el país hay un 21% de las personas que no se cuida en absoluto de los rayos, según surge de la encuesta que anualmente realiza la Sociedad Argentina de Dermatología, en el marco de su campaña de prevención de cáncer de piel.

La campaña, que se viene repitiendo desde hace 24 años y cuyos últimos resultados disponibles son de 2016 (la de 2017 recién finalizó la recolección de datos hace pocos días), revela que de los casi 8.000 consultados, ante la pregunta sobre con qué frecuencia se protegen del sol, el 21,6% respondió que “nunca”; el 32,7% dijo “a veces”; el 21% “en ocasiones especiales” y el 24,7% lo hace “a diario”.

“Aunque sabemos que estas encuestas tienen sesgos por todos lados, sirven para poder ver una tendencia. Y en base a los resultados que vamos teniendo, el porcentaje de personas que se cuida va aumentando año a año. La gente usa más protector solar que antes, y eso está bueno”, explica el doctor Andrés Politi, coordinador de la campaña nacional de prevención de cáncer de piel, que este año realizó su edición número 24.

Para evitar los rayos dañinos del sol, sobre todo en verano, es importante tomar en cuenta tres medidas básicas de protección: usar protector solar 30FPS o más, evitar exponerse entre las 11 y las 16 horas; resguardarse con ropa y sombra.

“Si bien el 20% que nunca se protege del sol es un tema, también hay un alto porcentaje de gente que piensa que se está cuidando y lo hace mal. Por ejemplo, el que llega a la playa recién ahí se pone el protector solar. El que se pone una vez y no lo reaplica. Eso está muy descuidado. Hay un alto porcentaje que no cumple con los tips que damos los médicos”, explica la doctora Mónica Maiolino, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y asesora médica de Dermaglós.

“Hay una subutilización muy grande. La gente utiliza horriblemente mal los protectores. De mal a pésimo. También es cierto que es un producto complicado para utilizarlo correctamente. Hay que colocarlo media hora antes, en determinada cantidad, determinado factor de protección, todo eso lo hace engorroso”, enumera Politi. Y agrega otro aspecto, para nada menor: “Los protectores son carísimos para el bolsillo. Y aunque es un producto para cuidar la salud, no tiene ningún tipo de cobertura”.

“Para que el protector solar brinde la protección adecuada debe colocarse 2mg por cm2. Eso equivale más o menos a 30 ml de protector en cada aplicación”, explica la doctora Paula Luna, dermatóloga del Hospital Alemán. Además, debe aplicarse al menos 15 minutos antes de la exposición al sol y repetir cada 2 o 3 hs, luego de meterse al agua y luego de realizar deporte.

Lo importante es saber que las medidas de protección “son universales, todo el mundo debe cuidarse, en función de cuánto sol recibe, cuánto riesgo tienen en bases a sus antecedentes y el tipo y tono de piel”, dice Politi.

Es que, el cuidado del sol no es una cuestión meramente estética. En Argentina mueren 550 personas por año debido al melanoma, el tipo más grave de cáncer de piel, según datos del Ministerio de Salud de la Nación. Por eso, la clave es evitar las quemaduras grandes que provoca el sol, porque pueden producir un daño irreversible.

“El haber tenido tres quemaduras grandes de sol, es motivo suficiente para dañar. La quemadura solar, aunque sean pocas de esas fuertes, alcanza para hacer daño”, explica Politi.

“Todas las quemaduras solares son peligrosas. Las quemaduras agudas, en las que la piel se pone roja y aparecen ampollas es sin duda un marcador de riesgo de melanoma. Las ‘quemaduras crónicas’ o el bronceado constante también conlleva riesgos de fotodaño (fotoenvejecimiento prematuro de la piel con manchas y arrugas) y un mayor riesgo de desarrollar otro tipo de tumores de piel como las queratosis actínicas, los carcinomas baso y espinocelulares”, agrega Luna.

DEJA TU COMENTARIO
UCC