Hubo pedidos de “moderación” y condena al uso de armas químicas, luego del bombardeo perpetrado por Estados Unidos, junto a Gran Bretaña y Francia. 

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, llamó en la madrugada del sábado a la moderación y a que los países eviten cualquier acto que pueda provocar una escalada violenta en Siria, luego de que Estados Unidos, Francia y Reino Unido condujeran ataques aéreos.

“Llamo a todos los estados miembro a que muestren moderación en estas peligrosas circunstancias y que eviten cualquier acción que pudiera provocar una escalada de la situación y empeorar el sufrimiento de la gente de Siria”, dijo Guterres en un comunicado.

 

La operación militar fue ordenada tras lo que Occidente considera el uso repetido de armas químicas contra civiles por parte de las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Asad.

“Cualquier uso de armas químicas es abominable. El sufrimiento que causa es horrendo”, dijo Guterres.

El jefe de la ONU también manifestó que es importantes actuar de acuerdo con la carta de Naciones Unidas y el derecho internacional.

Además, urgió al Consejo de Seguridad de la ONU a que acuerde ordenar una investigación para identificar a quienes usaron armas químicas.

Rusia vetó esta semana una propuesta estadounidense para establecer esa comisión investigadora tras un reciente ataque con presuntas armas químicas que mató a más de 40 personas en la ciudad de Duma, según médicos y rescatistas.

En tanto, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, apoyó los ataques. “Reducirá las capacidades del régimen de seguir atacando al pueblo de Siria con armas químicas”, consideró el funcionario desde la sede en Bruselas.

El uso de armas químicas es inaceptable y los responsables deben responder por ello”, agregó.

Por su parte, Amnistía Internacional pidió “minimizar el daño” causado a los civiles por los bombardeos.

“Hay que tomar todas las precauciones para minimizar el daño a los civiles en cualquier acción militar”, dijo en un comunicado Raed Jarrar que trabaja en la división para Oriente Medio y África del Norte de la oficina estadounidense de la organización de defensa de los derechos humanos.

“La población de Siria ya ha sufrido seis años de ataques devastadores, incluidos ataques químicos, muchos de los cuales equivalen a crímenes de guerra”, señaló.

“La gente que ya vive con miedo de perder la vida en ataques ilegales no debe ser castigada todavía más por las presuntas violaciones del gobierno sirio”, agregó.

Jarrar recordó la crisis de refugiados causada por el conflicto en Siria. “La administración Trump no debe dar la espalda al sufrimiento de hombres, mujeres y niños prohibiendo a los refugiados entrar en Estados Unidos. Ha llegado la hora de que Estados Unidos reabra las puertas a la gente que trata de escapar de la violencia en Siria”, sugirió

Trump decretó el año pasado una polémica prohibición de ingresar en Estados Unidos para los ciudadanos de varios países, entre ellos Siria.

Fuente: Agencias

 

PUBLICA_GRATIS/

DEJA TU COMENTARIO
UCC